¿Quiénes somos?

¿Cómo surge Salvando peludos?

El Campito nace en octubre de 2013 en colaboración con distintas protectoras y grupos animalistas con el principal objetivo de servir como lugar de paso a animales en situación de riesgo u abandono.

A partir de este proyecto, nace la Asociación protectora de animales Salvando Peludos, con sede actual en El Campito. Gracias al apoyo de la gente, y a una red de voluntarios que no para de crecer, El Campito sigue trabajando por la socialización, recuperación y rehabilitación de los peludos, a fin de encontrarles un hogar donde puedan ser felices.

¡Cada mes decenas de peludos son adoptados! Nos dedicamos a rescatar animales de toda España en riesgo de sacrificio, abandono o maltrato y, también, ofrecemos nuestro espacio a personas amantes de los animales, rescatadores y asociaciones protectoras así como otras entidades relacionadas con el mundo animal.


Necesitamos mucho apoyo, al ser todavía una protectora joven, con 4 años de rodaje, siempre necesitamos voluntarios, donaciones de pienso, mantas, camas y materiales de construcción. A parte de esto son de vital importancia padrinos, socios, casas de acogida… Nuestro objetivo es seguir creciendo y evolucionando con el fin de ver a nuestros peludos felices con su familias.

En nuestro corto trayecto son ya mas de 1200 peludos los que han pasado por nuestras instalaciones y ¡Muchos de ellos disfrutan ya del calor de un hogar!

Misión, visión y valores

Misión

Rescate, rehabilitación, sociabilización y adopción de animales considerados domésticos tales como perros, gatos y exóticos (cobayas, conejos, ratones,…) Con el fin de proporcionarles una segunda oportunidad en un hogar donde se les respete y se les quiera.

Visión

Seguir buscando hogares a los peludos, concienciando a la sociedad sobre el abandono y el maltrato. También, la gestión de la recogida de animales en diferentes municipios dando un trato amable a los peludos durante el tiempo que estén con nosotros.

Valores

  • Ayudar a los peludos abandonados o maltratados en la medida de lo posible
  • Darles la mayor calidad de vida posible
  • Velar por su seguridad
  • Darles un buen hogar donde ser felices
  • Condenar el maltrato y el abandono

Quizás no pueda cambiar el mundo, pero sí la vida de un animal